Cómo tratar la cojera en caballos

Cómo tratar la cojera en caballos

372
0
Compartir
Al hacer descansar al caballo, lograrás romper este círculo vicioso.

2 métodos:Reducir la inflamaciónAliviar el dolor

La cojera de un caballo podría provocar una gran preocupación en su dueño, por lo tanto es importante saber tratar esa cojera para tener una recuperación rápida y exitosa. Este artículo considera diferentes aspectos sobre el tratamiento de la cojera en caballos, desde fisioterapia hasta tratamientos médicos; simplemente lee los siguientes pasos para empezar.

1

Reducir la inflamación

  1. Imagen titulada Treat Lameness in Horses Step 1
    1

    Permite al caballo guardar mucho reposo. Para muchos caballos, tener una caja de descanso es vital en el tratamiento de una cojera. Según la naturaleza de la cojera, los caballos podrían necesitar descansar en cualquier lugar; desde unos pocos días por un simple esguince hasta dos semanas o incluso meses por una lesión más grave.

    • El descanso requiere menos exigencias cuando se trata de una lesión en la superficie articular, donde un descanso prolongado solo provocaría más inflamación. Seguir haciendo trabajar a un caballo cojo puede causar un mayor daño físico, como astillar el revestimiento de un cartílago inflamado hasta una unión y causar un daño permanente.
    • Además, hacer trabajar a un caballo cojo provoca la liberación de más prostaglandinas y, por lo tanto, empeora la inflamación. Al hacer descansar al caballo, lograrás romper este círculo vicioso.
  2. Imagen titulada Treat Lameness in Horses Step 2
    2

    Riega con agua fría la pata del caballo durante 20 minutos al día. Regar con agua fría es una forma simple de hidroterapia utilizada para reducir la hinchazón de algún miembro. Este método de hidroterapia se trata de dejar correr el agua fría de una manguera sobre la pata coja. Esto normalmente se hace durante 20 minutos una o dos veces al día. El principio es que el agua fría elimina el calor asociado con la hinchazón, mientras que el flujo de agua masajea el tejido y ayuda a dispersar la acumulación de líquidos.

    • Lo ideal es que la temperatura del agua sea muy fría. La ventaja de regar con una manguera es que la temperatura permanece constante y no se calienta (como sí ocurre con una compresa de hielo). Las sesiones de 20 minutos son ideales porque es el tiempo suficiente para dispersar el calor, pero no es muy largo como para que el frío comprometa la circulación de la sangre hacia la extremidad.
    • Se recomienda untar vaselina o grasa sobre el talón del caballo antes de regar con la manguera. Esto evita que el tejido del talón se vuelva suave y blando por el flujo constante de agua, exponiéndolo así a grietas e infección.
    • A menos que tu caballo sea muy bien educado, regar con agua fría implica el trabajo de dos personas; una para que sostenga la manguera y la otra para retener al caballo. Dependiendo de la naturaleza de la lesión, el veterinario te indicará cuántos días más deberás continuar regando la pata después que la hinchazón haya desaparecido.
  3. Imagen titulada Treat Lameness in Horses Step 3
    3

    Prueba un baño caliente para tratar la cojera en extremidades inferiores. El baño caliente se utiliza para tratar la cojera en extremidades inferiores causada por un presunto absceso o un cuerpo extraño en la pezuña, ya que el baño caliente suaviza los tejidos y ayuda a eliminar la infección. El baño caliente consiste en sumergir la pata en un balde con agua caliente a una temperatura de 38° C (100° F) conteniendo sales Epsom para suavizar la planta de la pata y drenar la infección.

    • Lava siempre la pezuña completamente antes de sumergirla en el agua limpia. Si fuese necesario, usa un limpiacascos para limpiar la suela y la ranilla (el área blanda en forma triangular en la parte baja del casco), luego lava con agua la pezuña antes del baño caliente. Se aconseja quitar el asa del balde para evitar que la pata quede atrapada accidentalmente entre el asa y el balde.
    • Llena el balde con agua caliente y agrega una taza de sales Epsom. Coloca la pata del caballo dentro del balde y mantenlo ahí por 15 a 20 minutos. Cuando el agua se enfríe por el paso del tiempo, retira la pata mientras llenes el balde con agua caliente. Después de remojar por 20 minutos, coloca la pezuña en una toalla limpia y sécala bien. Deberás repetir este proceso de 3 a 4 veces al día.
  4. Imagen titulada Treat Lameness in Horses Step 4
    4

    Utiliza paños calientes para tratar abscesos e infecciones más arriba de la pata. El uso de paños calientes tiene una finalidad similar al de los baños (curar presuntas infecciones o abscesos), pero se aplica en zonas más altas de la pata que son imposibles de sumergir en un balde.

    • Para la aplicación de paños calientes, humedece una toalla limpia en agua caliente con sales Epsom y envuélvela alrededor del área de la pata que esté hinchada o inflamada. Coloca una segunda toalla en el balde con agua y sales Epsom.
    • Cuando la toalla que esté envuelta alrededor de la pata se enfríe, reemplázala con la otra toalla caliente del balde. Aplica paños calientes en sesiones de 15 a 20 minutos, de 3 a 4 veces al día.
  5. Imagen titulada Treat Lameness in Horses Step 5
    5

    Aplica un cataplasma para reducir la hinchazón después del ejercicio. Los cataplasmas tienen muchas aplicaciones, incluyendo la reducción de la hinchazón después de mucho ejercicio y la eliminación de infecciones por un absceso. Tradicionalmente, los cataplasmas de salvado eran populares, pero con la llegada de muchos cataplasmas comerciales excelentes, se redujo la necesidad de hacer cataplasmas caseros.

    • Los cataplasmas comerciales vienen como una hoja impregnada, con un lado brillante (que no debe tener contacto con el animal) y un lado absorbente (que se aplica a la lesión). Primero corta el cataplasma del tamaño deseado, de modo que el área lesionada quede completamente cubierta. Puede usarse seco (excelente para reducir la hinchazón) o húmedo (para eliminar la infección). Ambos métodos son aplicados de la misma forma, pero cuando uses un cataplasma húmedo, primero tendrás que sumergir el material precortado en agua caliente y dejarlo enfriar hasta los 37° centígrados (100° F).
    • Coloca el cataplasma sobre la lesión o hinchazón y mantenla en su lugar con un vendaje autoadhesivo recomendado por veterinarios. Aplica el vendaje con la tensión suficiente para evitar que se deslice hacia abajo, pero no tan tenso como para cortar la circulación a la extremidad.
    • Nunca debes dejar un cataplasma por más de 12 horas. Es preferible cambiar los cataplasmas 2 o 3 veces al día.

2

Aliviar el dolor

  1. Imagen titulada Treat Lameness in Horses Step 6
    1

    Utiliza medicamentos para aliviar el dolor de la cojera. El alivio del dolor representa un rol importante en el tratamiento de las cojeras. Los analgésicos modernos tienen la doble acción de reducir el dolor y la inflamación, y pertenecen al grupo de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

    • Los AINE funcionan inhibiendo la acción tanto de la enzima ciclooxigenasa-1 (COX-1) como de la enzima ciclooxigenasa-2 (COX-2). Las enzimas COX son las que liberan las prostaglandinas que causan inflamación y dolor. Al bloquear las enzimas COX, los mediadores de la inflamación (prostaglandinas) se reducen, por lo tanto el dolor también disminuye.
    • Los medicamentos AINE más comúnmente utilizados para aliviar problemas óseos y articulatorios en los caballos son la aspirina, el flunixin y la fenilbutazona.
  2. Imagen titulada Treat Lameness in Horses Step 7
    2

    Dale aspirinas a tu caballo para dolores leves. La aspirina (ácido acetilsalicílico) es efectiva contra los dolores leves, la hinchazón y el malestar. Algunos productos con aspirina están disponibles en las farmacias y se venden sin receta médica, convirtiéndolos en una primera opción útil para el tratamiento de cojeras leves.[1]

    • El aniprin contiene ácido acetilsalicílico en polvo mezclado con una melaza de sabor agradable, diseñado para ser incorporado en el alimento del caballo. La dosis es de 10 mg por cada kilo de peso una vez al día.
    • Para un caballo de 500 kg, esto equivale a 5 000 mg (o 5 gramos) de aniprin. El producto viene con dos cucharas; la grande dosifica 28,35 gramos y la pequeña dosifica 3,75 gramos. Por lo tanto, un típico caballo de 500 kg requiere una pequeña cucharada y media de aniprin una vez al día en su comida.
    • Nunca le des aspirinas a un caballo que esté tomando otros medicamentos sin consultar primero con el veterinario y siempre ponle a su alcance un suministro lleno de agua fresca.
  3. Imagen titulada Treat Lameness in Horses Step 8
    3

    Utiliza fenilbutazona para reducir el dolor y la fiebre. La fenilbutazona, muy conocida entre los propietarios de caballos, reduce el dolor y la fiebre. La fenilbutazona es un AINE que se vende bajo receta médica y necesitas que tu veterinario te lo prescriba. No debes usarla en combinación con otros AINE ni con esteroides y no debe consumirse con el estómago vacío.

    • La fenilbutazona reacciona con otros medicamentos (como fenitoína, sulfonamidas, warfarina, barbitúricos y digoxina), así que habla siempre con el veterinario antes de empezar el tratamiento.[2]
    • Una preparación equina típica hecha de fenilbutazona es la butazolidina. La dosis para un caballo de 454 kg es de 2 a 4 gramos al día después o junto con la comida. Se encuentra disponible como tabletas de 1 gramo, pastas orales o polvos orales, conteniendo un gramo de fenilbutazona por cada sobre de 10 gramos. Los fabricantes aconsejan no exceder los 4 gramos diarios y administrar la dosis efectiva más baja posible.
  4. Imagen titulada Treat Lameness in Horses Step 9
    4

    Consigue una receta de flunixin para reducir el dolor y la inflamación. El flunixin es otro medicamento AINE que se vende comercialmente como banamine.

    • El banamine es un potente inhibidor de la ciclooxigenasa que refrena la prostaglandina y, por lo tanto, hace bajar la inflamación. El estómago y el intestino delgado lo absorben rápidamente y cada dosis funciona por 24 a 30 horas.
    • La dosis del banamine es de 1,1 mg por cada kilo de peso una vez al día por vía oral. Por lo tanto, un caballo de 500 kg requiere 550 mg (0,5 gramos), lo que equivale a un sobre de 20 gramos que contiene 500 mg de flunixin.
  5. Imagen titulada Treat Lameness in Horses Step 10
    5

    Ten en cuenta los posibles efectos secundarios de los AINE. Los AINE podrían reducir la irrigación sanguínea del estómago y los riñones. Aunque esto no signifique mucho en los caballos saludables y bien hidratados (especialmente cuando el medicamento se ingiere con la comida), nunca se le debe dar medicamentos AINE a animales deshidratados, ya que el fármaco podría concentrarse y amplificar sus efectos nocivos en los riñones.

    • Otros efectos secundarios de los AINE incluye ulceración gástrica y posible empeoramiento de enfermedades renales preexistentes. Esto se puede manifestar como pérdida del apetito y aumento de sed. El tratamiento involucra detener el consumo de medicamentos AINE y consumir medicinas como el carbón activado para proteger el revestimiento del estómago.
    • Un caballo diagnosticado con alguna enfermedad renal podría necesitar un tratamiento con líquidos intravenosos para eliminar la acumulación de toxinas naturales que el riñón no haya podido deshacer del sistema.

Consejo

  • Los objetivos del tratamiento de una cojera son controlar la hinchazón y reducir el dolor. De hecho, existe una gran relación entre la inflamación y el dolor, de modo que reducir uno es controlar el otro.

Advertencia

  • Los AINE reducen la irrigación sanguínea del intestino y la pared estomacal, lo que podría causar que el caballo esté más fácilmente desvitalizado y vulnerable a la formación de úlceras. Por este motivo, los AINE nunca deben ser ingeridos con el estómago vacío y la mayoría de fórmulas equinas son diseñadas para ser mezcladas con los alimentos, de modo que la comida ofrezca una barrera protectora evitando el contacto directo del fármaco con el revestimiento del estómago.

http://es.wikihow.com