Tierra arrasada / Pedro Piñate

Tierra arrasada / Pedro Piñate

71
0
Compartir
Desde tiempos inmemoriales, los generales que se preparan para una guerra, primero que nada chequean el bastimento o sea la provisión del sustento posible para el país, ciudad, y el ejército combatiente.  Saben que sin comida toda guerra que se intente está perdida antes del primer tiro. La razón es que “Los ejércitos caminan sobre sus estómagos” tal como sentenciara el general Napoleón Bonaparte por su propia experiencia.  Después de invadir Rusia con 600.000 soldados en el verano de 1812, fue obligado a retirarse derrotado por el frío invernal y el hambre que diezmaban sus tropas más rápidamente que la fuerte resistencia del ejército ruso.  Siglo y cuarto después, ambos elementos detuvieron también la invasión de Hitler a la Unión Soviética, haciendo fracasar la llamada Operación Barbarroja iniciada en junio de 1941. Allá en el llamado Frente Oriental, teatro de las más grandes operaciones de guerra de la Segunda Guerra Mundial, el invierno ruso y el hambre por la falta de comida, favorecieron el contraataque del Ejército Rojo de Stalin, forzando la retirada del ejército nazi.

Como dato de interés, en 1812 y 1941 los ejércitos rusos usaron la táctica militar de tierra arrasada, destruyendo cosechas, víveres y todo lo que pudiera ser de utilidad a las fuerzas enemigas de Napoleón y de Hitler en su avance o retirada. 

Leyendo en la Wikipedia sobre tal táctica cuando se aplica en territorio propio, “el objetivo es retrasar o incluso detener el avance enemigo al dejarle sin recursos que aprovechar, o entorpeciendo su movimiento”.  (…) “Ha resultado históricamente muy eficaz para facciones que de otra forma no hubieran sido capaces de resistir el avance de ejércitos  mejor organizados y más poderosos, aunque en la guerra moderna su utilidad es menor, ya que todo contingente armado suele cargar con sus propios suministros en lugar de vivir del terreno, como se hacía siglos atrás”.

Siendo que en Venezuela la táctica de tierra arrasada es política de Estado aplicada en todos y cada uno de los 18 años de “revolución”, observamos no lo es contra ningún enemigo externo. Se aplica es para hambrear y doblegar  al pueblo y facilitar la dominación Castro-comunista. Por eso sin guerra alguna debemos los venezolanos pelear, la del Castro-comunismo que es la misma del hambre, solo con democracia y agricultura podremos ganar. 

ppinate@gmail.com

El Universal