No habrá materia prima para elaborar harina precocida

No habrá materia prima para elaborar harina precocida

197
0
Compartir

El productor de maíz Guillermo Paredes, declaró a EL IMPULSO que desde hace tres años los campesinos de Yaracuy viven una situación crítica, que este año se agudizó y que repercutirá en la producción de harina precocida en 2018.

Detalló que para 2017 el Estado planificó para Yaracuy la siembra del cereal en 20 mil hectáreas de maíz.

Se conoció vía notas de prensa que el Gobierno financió 20 mil hectáreas de maíz a través del Instituto Autónomo de Desarrollo Económico del estado Yaracuy (Iadey) para una producción de 80 mil a 100 mil toneladas de maíz a razón de 4.000 kg por hectárea.

“La realidad es que el financiamiento fue tardío. Sumado a que no dieron el fertilizante para el buen desarrollo de la planta, eso incluye el abono y la urea. No hubo buenos pesticidas, herbicidas ni insecticidas para el control de la maleza, la calidad de la semilla es malísima”.

Ahora, se aprecian los resultados y la producción apenas se acercará al 50 %, es decir, 60 mil toneladas menos.

-Esto va en detrimento del campesino, que no tiene suficientes ingresos y también incide en la situación alimentaria del país. La situación será más difícil porque no habrá materia prima suficiente para la elaborar harina precocida.Se agudizará la escasez de harina de maíz.

Paredes indicó que hasta el año 2000 se produjeron en Yaracuy 120 mil toneladas de maíz por hectárea.

“La producción nacional está muy por debajo y este año se agudizará aún más”.

Los campesinos, dijo, se sienten muy mal y están preocupados. El productor tendrá menos ingresos. “Si no hay un buen precio para el maíz el productor quedará con deudas. Sumado a la inflación. El campesino no tiene otra manera de generar ingresos”. Más de 3.000 productores de Yaracuy se verán afectados con esta realidad. Acerca del precio del maíz el entrevistado desconoce cuál es el precio real.

“Nunca se le dice al productor cuánto vale su producción. Así sucede con el resto de los cereales en el país”.

Apuntó que en Simón Planas el problema es igual. En las zonas conocidas como Cabimba, El Molino, Manzanita, la situación es similar a la del estado vecino, sin los rendimientos deseados por el productor y por el país.

“Exhorto a que el gobierno aclare por qué entregó una semilla de pésima calidad. La siembra de maíz debe ser en el mes de mayo para la región centroccidental. El gobierno financió a mediados de junio y se perdió mucho tiempo. La falta de maquinaria en el estado impide la buena preparación de los suelos y en consecuencia buena producción”.

El Impulso / Lorena Quintanilla Muñoz