No habrá caña suficiente para arrancar central

No habrá caña suficiente para arrancar central

119
0
Compartir

La caída productiva de la caña de azúcar es nacional. Los campos no muestran la fecundidad de  años atrás y los centrales ya no muelen las toneladas de antes. En Lara, Central Pío Tamayo se ha quedado sin actividad las últimas zafras y parece que en la venidera su estado también será de paralización.

Así lo explicó Edgar Contreras, directivo principal de la Sociedad de Cañicultores del Occidente de Lara (Socadol), quien detalló que para arrancar la maquinaria necesitan contar, como mínimo, con 3.000 hectáreas de caña. Sin embargo,  en el valle de El Tocuyo, sólo quedan unas 500 hectáreas del rubro. El déficit es de 2.500 hectáreas.

Recordó que la caña es un cultivo anual de etapas, por lo que para poner a funcionar el central con caña del valle, deben aplicar una estricta planificación que puede tomar dos años. No obstante, el sector padece graves problemas por falta de insumos.

Los abonamientos de 2017 no  se aplicaron a las plantas. Según cálculos de Contreras, de las 500 hectáreas sólo se fertilizó el 20% del total en pie, es decir, 100 hectáreas.

Explicó que esto se debe al limitado acceso a los fertilizantes,  situación que se agudizó cuando la distribución de estos pasó a manos de Agropatria, ya que  anteriormente  la estatal Petroquímica de Venezuela (Pequiven) los comercializaba directamente a las asociaciones productoras, que se encargaban del traslado y distribución entre afiliados.

El paso a Agropatria, incrementó 1.500% el precio de productos como el saco de urea. El valor de este es de Bs. 1.000, pero la antigua Agroisleña lo vende a Bs. 15.000, por supuestos gastos de operación.

El sector dice verse afectado por este incremento. El producto  ahora no sólo es escaso, sino también costoso.

No fertilizar la planta de caña de azúcar genera importantes caídas en la rentabilidad del cultivo, por tanto, de azúcares llevadas a los centrales y transformada en granos.

A esto se suma que si bien una hectárea correctamente atendida  produce 70 toneladas de caña, en las condiciones actuales del rubro en Venezuela podría generar apenas 50 toneladas por hectárea.

En 2016 quedaron en el valle 45 mil hectáreas de caña que luego fueron llevadas a otro central. Este año se estima que la producción sea poco más de 20 mil toneladas para la molienda.

El Impulso / Rosmir Sivira