De la política a la pérdida de valores / Zuleima Falcón –...

De la política a la pérdida de valores / Zuleima Falcón – periodista

126
0
Compartir

Luego de que los cuatro gobernadores “adecos” se juramentaron ante la Asamblea Nacional Constituyente, institución  que fue llamada en sentido figurado y hasta jocoso por el máximo líder de esa agrupación política (Acción Democrática), Henry Ramos Allup la “Prostituyente”, las reacciones de repudio de los venezolanos en las distintas redes sociales no se hicieron esperar y con toda razón.

 Si bien es cierto que  nuestro país  ya  venía golpeado por las malas actuaciones de la dupla adeco-copeyana; desde la llegada del chavismo a la palestra política en 1998, se ha evidenciado la intensión de sus líderes de implantar un sentimiento de desunión, odio y falta de hermandad hacia quienes pensamos distinto, pero a pesar de todo esto, en la mayoría de los venezolanos de conciencia y honestos ha prevalecido el espíritu democrático y el amor al país, tal como quedó demostrado el 16 de julio, cuando más de siete millones de ciudadanos dijimos que nos oponemos al sistema político implantado por el gobierno de Nicolás Maduro y la forma como él y sus seguidores han venido destruyendo el país.

El hecho que los gobernadores se hayan juramentado frente a la ANC, actuando de forma individual, sin importar la confianza depositada por los votantes, nos hará pagar un alto precio político, más que a la MUD, o al partido Acción Democrática, a la oposición venezolana, pues se perderá una vez más la confianza hacia los líderes que la representan, lo que sin duda significaría  una gran ventaja para el chavismo.

 

Con este hecho, se termina de romper la confianza que el electorado venezolano seguía manteniendo en los líderes de oposición,  a pesar de las grandes decepciones sufridas por falta de un liderazgo político sólido y una postura frontal contra el gobierno de Nicolás Maduro; seguía imperando el espíritu democrático en nuestros ciudadanos, superando estos desafueros, lo dicho antes quedó demostrado a través de  la masiva participación de la oposición en todos los eventos electorales realizados en el país durante los últimos  20 años, así como también la intervención en las distintas formas de protestas llevadas a cabo desde abril hasta julio , donde se perdieron más de 130 vidas de venezolanos y que por cierto, hasta la fecha los órganos del estado han demostrado un silencio cómplice de los autores de tan atroces asesinatos.

Ustedes ciudadanos gobernadores “adecos”, deberán rendirles cuentas a Dios y quienes a pesar de saber que nos estábamos enfrentando a actores políticos que no han mostrado una verdadera posición ,como lo son Henry Falcón, Ramos Allup, Ocariz, Borges, entre otros, que no han tenido el coraje de hablarle al país y decirnos si hubo o no dialogo a espaldas de los ciudadanos,  así como  al “monstruo de siete cabezas” que representa el gobierno, decidimos participar  en ese “desequilibrado y plagado de ventajismo proceso electoral” donde ustedes fueron elegidos por mayoría. Considero que hubiese sido más “elegante”, no doblar las rodillas ante los culpables del hambre que azota nuestro país actualmente, de las miles de muertes de neonatos y parturientas por falta de medicinas en los hospitales, así como a manos de la inseguridad, los cientos de presos políticos que hasta la fecha no han visto la luz del sol desde el momento de su detención, o es que sus memorias son tan cortas para olvidar estos hechos horrorosos, o es que acaso piensan que seguirán contando con el apoyo de quienes los eligieron, pues los exhorto a que revisen su actuación.

 

 En este caso, se hace estrictamente necesaria la aparición de un liderazgo de “nuevas caras”, conformado por  jóvenes estudiantes, , empresarios, deportistas, representantes de la iglesia, medios de comunicación y expertos en leyes, economistas, representantes del sector agropecuario, médicos, educadores, en fin profesionales en todas las áreas y líderes naturales de cada sector de la población,   que formen un conglomerado, pero sobre todo que estén  dispuestos a replantear estrategias tendientes a cambiar la calidad en la política, a presentar proyectos inclusivos en beneficio del rescate de los principales valores humanos como lo son el respeto, la honestidad, la solidaridad, integridad y sobre todo  el amor a la familia como base fundamental de la sociedad y el temor a Dios, porque quien teme a Dios, cumple sus mandamientos lo que demanda de igual forma alejarse del pecado de la corrupción que tanto daño le ha hecho al país.

 

Zuleima Falcón

Periodista