Importancia del manejo eficiente del forraje en fincas ganaderas / Werner...

Importancia del manejo eficiente del forraje en fincas ganaderas / Werner Gutierrez

301
0
Compartir

 

Los pastos y forrajes son un factor fundamental tanto en la alimentación del bovino, como dentro del sistema de la ganadería tropical de doble propósito. Constituyen en la realidad de la ganadería venezolana, la fuente de alimentación más económica de la que dispone un productor para mantener a sus rebaños. En el país se estima que existan por sobre las 10 millones de hectáreas de potreros con especies naturales e introducidas, estando alrededor de un 60 % en mal estado por la imposibilidad de renovarlos ante la ausencia de insumos en el mercado local.

Bajo nuestras condiciones actuales (80 % de la materia prima de los alimentos balanceados es importada, imposibilidad de acceso a divisas e incremento exponencial de los costos de producción) para lograr la sostenibilidad económica de una finca ganadera, debe buscarse el alcanzar cubrir la totalidad de la dieta diaria del animal en base a pastos y forrajes de alta calidad nutricional producidos en la propia unidad de producción.

Para optimizar los niveles productivos del sistema ganadero se debe garantizar entonces un manejo eficiente del pastizal, tomando en consideración que la alimentación del rebaño puede alcanzar hasta un 40 % de los costos de producción de fundamentarse en alimento balanceado, mientras que si es a base de pastos y forrajes, solo el 20%. El propietario, gerente o a quien le corresponda conducir los destinos dentro del sistema de producción ganadero tiene la responsabilidad de establecer un manejo del recurso forrajero “no improvisado, sino planificando”, ejecutando un proyecto bien estructurado y de manera ordenada y disciplinada.

Es obligatorio el formular y ejecutar bajo estricto control y seguimiento un “Plan de acción” construido sobre premisas ciertas, apoyado en alternativas tecnológicas que hayan demostrado éxito bajo condiciones similares. Para ello debemos realizar como primer paso un diagnóstico o auditoria de la situación presente, el cual nos permitirá conocer cuál es realmente nuestro punto de partida. Tomando como base esta situación inicial se debe proceder entonces como siguiente paso a establecer las metas a corto, mediano y largo plazo de nuestra unidad de producción, formulando de la mano de profesionales especializados las estrategias que nos van a permitir llegar a las metas que hemos decidido establecernos. Posteriormente se procede a formular un presupuesto de gastos e inversiones, acompañado de un cronograma de actividades.  

Al momento de establecer el plan de acción deben considerarse entre otros aspectos: resultados del diagnóstico o auditoria sobre la situación presente; condiciones edafo climáticas de la zona; superficie y objetivos de su unidad de producción; la disponibilidad de equipos, mano de obra, agro insumos y asesoramiento de profesionales especializados; necesidad y posibilidad de uso de sistemas de riego y conservación de forraje, así como las exigencias del mercado al cual se va a destinar los productos de su finca.   

Es importante recordar que al momento de la siembra y durante el manejo de los pastos y forrajes el productor debe tener presente diversos factores que influyen de forma individual, o en interacción, sobre la posibilidad cierta de garantizar a sus rebaños una dieta basada exclusivamente en alimentos cosechados dentro de su unidad de producción. Entre los mismos podemos mencionar: condiciones climáticas de la zona; tipos de suelo y topografía del terreno; selección de especie de pasto; establecimiento y planificación del potrero; modulación y rotación del potrero; carga animal; fertilización, riego, manejo de malezas y plagas, y conservación de forrajes.  

En un escenario adverso impuesto por un modelo económico y agrícola fracasado, los productores venezolanos están obligados a sortear las más diversas limitantes, y para ello deben hacer uso de las herramientas y alternativas más eficientes para garantizar la sostenibilidad de sus unidades de producción. Hoy como nunca cobra especial relevancia la premisa “Sin pastos no hay carne ni leche. Seamos agricultores antes que ganaderos”, por esta razón, en artículos sucesivos con la participación de profesionales de amplia experiencia continuaremos presentando  recomendaciones que les permita a nuestros productores lograr un manejo más eficiente de los pastos y forrajes en su sistema ganadero. Sigamos adelante, si se puede!      

1Ing. Agr.  M. Sc. Profesor titular y Ex Decano de la Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia, especialista en el Manejo Integrado de Malezas. Coautor de los libros “Uso y manejo seguro de plaguicidas”, 2012 y “Control de malezas en pastos”, 2013.  Asesor de la Federación de Ganaderos de la Cuenca del Lago de Maracaibo (FEGALAGO). Consultor del Instituto de Gerencia y Estrategia del Zulia (IGEZ).  Twitter @WernerGutierrez.

2Ing. Agr.  M. Sc. Personal administrativo y de investigación de la Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia, especialista en Gerencia de Agrosistemas y Manejo Integrado de Malezas. Coautora del libro “Control de malezas en pastos”, 2013.  Twitter @yayavillalobos

Werner Gutiérrez Ferrer1

Yajaira Villalobos Araujo2