Detecta las enfermedades de la tilapia

Detecta las enfermedades de la tilapia

300
0
Compartir

En el cultivo de tilapia es importante detectar a tiempo enfermedades que puedan ocasionar la perdida parcial o total del cultivo. El riesgo de que nuestros peces contraigan alguna enfermedad depende de las prácticas de higiene y manejo que se establezcamos, sin embargo debemos estar prevenidos para el momento en que las enfermedades se presenten. ¿Cómo podemos identificar a tiempo si nuestros animales presentan alguna enfermedad? Una forma práctica es a través de las observaciones diarias al dar el alimento y a través de la toma de muestras periódicas, es decir rutinariamente capturar por lo menos un pez y diagnosticar su estado de salud. Las observaciones se deben realizar tanto en el comportamiento como en la apariencia del pez.

En este sentido los cinco aspectos más importantes que se deben observar son:

1. Alteraciones en el comportamiento del pez incluyendo respiración y nado.

2. Estado general de la piel.

3. Estado general de las branquias.

4. Apetito.

5. Deformaciones del cuerpo.

A continuación se presenta un catalogo de problemas de salud de tilapia, su interpretación y posibles soluciones. En caso de encontrar algunas de estas enfermedades es importante contactar con un medico veterinario o bien con el Comité de Sanidad Acuícola del Estado de Veracruz para verificar la enfermedad y su tratamiento.

Cra-de-mojarra-tilapia-y-trucha-en-estanques-20140910210830

1 Alteraciones en el comportamiento

Las alteraciones en el comportamiento por problemas de calidad del agua o por enfermedad se pueden detectar por la forma de respirar, en la forma de nadar o bien que un pez se separe del cardumen y se quede solo y quieto. A continuación se describen estas situaciones:

1.1 Respiración

1.1.1 Problema de boqueo.
El problema que se observa es que el cardumen completo nada en la superficie, moviendo la boca como si estuvieran comiendo (Fig. 1), y se sumerge únicamente en presencia de peligro. Este problema se asocia a la falta de oxígeno disuelto en el agua. En estanques con presencia de plancton (agua verde) el problema se presenta en la noche cuando el plancton respira y consume oxígeno. Se presenta también cuando existe una densidad alta de peces y no se tiene sistema de aireación. Generalmente sucede por mala planeación del cultivo en los equipos de suministro de aire y deficiente determinación de la densidad de carga adecuada. El recambio de agua soluciona el problema si éste es continuo, es decir si existe una flujo de agua suficiente y permanente para mantener los niveles adecuados de oxígeno arriba de 4 mg/l como sucede en los sistemas de corriente continua o en el cultivo de peces en jaulas en donde existe circulación de agua. Para solucionar este problema Se debe “oxigenar” el agua a través del uso de aireadores, que pueden ser de turbina, de propela o de paletas. Estos motores deben ser calculados en términos de eficiencia y de costos de energía eléctrica.
Actualmente en Veracruz, se observa como práctica común el improvisar una bomba de agua para que a través del golpeteo del chorro se oxigene el agua. Cuidado!!!! Esto generalmente no es eficiente, pues si bien satura el agua de ingreso al estanque, en muchas ocasiones el plancton y el cardumen de peces consumen generalmente mucho más oxígeno que el que este sistema “paliativo” aporta. Si tú te encuentras en esta situación, recomendamos que te acerques a un técnico de tu confianza y definas la densidad de peces adecuada para tu sistema. El avance tecnológico mas importante en este sentido son los cultivos con inyección de oxigeno o el llamado “Megaflow” (Panorama acuícola, 2004)

1.1.2 Respiración lenta
En el caso en que se detecten los peces abriendo y cerrando los opérculos lentamente en forma aletargada y que se encuentren a media agua o en el fondo del estanque, la razón de este síntoma puede ser anemia. La anemia puede provocar debilidad general en la tilapia. Deberemos analizar la calidad y la cantidad del alimento suministrado. Se debe examinar el color de las branquias con mucho cuidado sin lastimar al pez y verificar si están pálidas. En este caso solicitar al técnico encargado verificar la dieta de los peces y corregir la alimentación incluyendo la dosificación. Después de descartar la anemia deberemos verificar el lote de reproductores y el grado de entrecruzamiento o consanguinidad (Hames, 1994).

1.1.3 Respiración agitada.
La presencia de parásitos en las branquias puede generar este síntoma; los peces abren y cierran los opérculos rápidamente, necesitan eliminar a los parásitos adheridos en las branquias y la forma en que podrían hacerlo es pasando mayor cantidad de agua por las branquias por lo que abren y cierran los opérculos.
Debido a que el parásito está adherido a las branquias el pez difícilmente podrá eliminarlo, lo que le causa estrés y desgaste energético. Los parásitos en las branquias pueden causar lesiones tipo ulcera lo que puede complicarse con la presencia de bacterias. Algunos de los parásitos que se reportan son: Trichodina sp. (Fig. 3), Ichthyophthirius multifiliis (Fig. 4), trematodo Cichlidogyrus tilapiae (Fig. 5) y Saprolegnia sp. A continuación se muestran fotografías de estos parásitos, estas fotografías han sido tomadas del sistema HAMES que es un sistemas de diagnostico de enfermedades de tilapia de la Universidad de Hawai (CTSA, 1993). En estos casos es recomendable analizar al microscopio una muestra de tejido corporal y agallas que se vean dañados para así determinar al parasito que puede estar causando el daño.
El tratamiento para ectoparásitos normalmente somete a los peces a baños de formalina 50 a 250 ppm) o sulfato de cobre (1000 mg/L en baños diarios de 30 a 40 segundos, o bien de 2 a 4 mg/L toda la noche). La dosificación dependerá del parásito, de la presentación del fármaco y de las características del agua en el que se realizará el baño. Le recomendamos acudir con algún técnico para que le oriente.

1.2 Problemas de comportamiento

1.2.1 Nado aletargado
En el caso que se detecte que el cardumen nada lentamente o de manera aletargada, puede ser un indicador de niveles altos de nitrógeno en el agua en sus diferentes formas químicas como lo son el Amoniaco, Nitrito y Nitrato. La presencia de estos compuestos químicos en el agua puede ocasionar una reducción en la velocidad de crecimiento de los peces y en condiciones adversas de calidad del agua pueden ser letales, es decir provocan la muerte del pez. La fuente principal de estos químicos en el agua es el excremento de los mismos peces. Los sistemas que no cuentan con sistemas adecuados para eliminar estos desechos pueden llegar a tener problemas serios de crecimiento y mortalidad en el sistema.
Se recomienda checar los niveles Nitrógeno en sus diferentes formas químicas en el agua y analizar con el asesor técnico la forma más económica de eliminar nitrógeno del cultivo, bien sea con sistemas de circulación o recirculación de agua y el uso de filtros mecánicos y biológicos.

1.2.2 Si los peces se frotan contra el fondo o las paredes del sistema de cultivo, inclusive causándose daño, esto se puede asociar a la presencia de parásitos como Trichodina sp. (Fig. 3), Saprolegnia, Ichthyophthirius multifiliis (Fig. 4) y trematodos (Fig. 5). Se observa fácilmente como los peces nadan raspándose contra el fondo o paredes del estanque o pileta.
Es recomendable realizar el análisis y el tratamiento descrito en el inciso 1.1.3

2. Estado general de la piel
La piel de los peces nos da una idea de su estado de salud. En la piel de los peces, además de las escamas existe una sustancia gelatinosa llamada “Mucus” que protege a los peces de infecciones de parásitos, hongos y bacterias, no obstante esta protección natural, cuando existen condiciones adversas de calidad del agua como cambios en el pH (Potencial de Hidrógeno) o de la temperatura, los peces son susceptibles de infecciones. Las infecciones pueden presentarse también cuando los organismos han recibido algún golpe por manejo o roce de las redes de cultivo que elimina al mucus exponiendo las escamas y piel al ambiente. Los hongos pueden ser vistos a simple vista como formas algodonosas adheridas al cuerpo del pez; de la misma forma los parásitos pueden ser vistos o bien a través del microscopio. A continuación se presentan algunas ejemplos de estas condiciones

2.1 Si el pez presenta pequeños puntos blancos sobre la piel.
El pez puede padecer la enfermedad conocida como “Ich” causada por Ichthyophthirius multifiliis (Fig. 4) el cual es un parásito externo de los peces. Se notan pequeños puntos blancos a simple vista en diversas partes del cuerpo del pez.

2.2 Si presenta ulceraciones.
Estas pueden deberse a heridas por manejo inadecuado de los animales o bien a la presencia de parásitos como los citados anteriormente (Fig. 6). Dichas heridas frecuentemente se infectan con hongos y bacterias, entre los que se pueden citar por su recurrencia a Saprolegnia sp. Si ese es el caso, se pueden dar baños por 15 a 30 minutos de verde de malaquita a 67 ppm, o dosificar a 0.1 ppm durante 6 días adicionando malaquita cada segundo día.
Si el pez tiene las aletas deshilachadas, habrá que revisar si este problema se asocia a la presencia de Trematodos (parásitos) o a una mala calidad del agua por baja cantidad de oxígeno o un exceso de nitrógeno en forma de nitrito (CTSA, 1993)

3. Branquias con daños diversos.
Las branquias son unos de los órganos vitales más importantes de conocer de los peces, pues están constantemente en contacto con el medio ambiente. Deberemos tener el cuidado de observar siempre el estado en que se encuentran, ya que nos pueden indicar algún problema presente en nuestros animales

3.1. Si las branquias presentan pequeños puntos blancos es probable que nuestros animales hayan sido infectados por Ichthyophthirius multifiliis (Fig. 4)

3.2. Si las branquias son de color pálido o rosáceo es un indicador de un estado de anemia de los animales y seria recomendable revisar tanto la cantidad de alimento que se esta suministrando como la calidad del mismo (fecha de caducidad, presencia de hongos, humedad, etc.) (Fig. 2)

3.3. Si las branquias son obscuras o de color café, podemos asociarlo a un exceso de nitritos en el agua. Debemos analizar la calidad del agua, y en su caso aumentar el recambio de la misma.

3.4. Si las branquias presentan manchas blancas grandes irregulares, es probable que haya algún problema por presencia de bacterias patógenas. Los casos de infecciones bacterianas pueden ser tratados de dos maneras, o bien por inmersión en baños con agua medicada, o bien, suministrar la medicina con el alimento.
Comúnmente se utiliza oxitetraciclina de 15 a 25 mg/L en baños de 12 a 24 horas, o bien de 25 a 100 mg/L en baños de 1 a 2 horas, en ambos casos el tratamiento deberá seguirse por 7 a 10 días.
Si se opta por suministrar el medicamento con la dieta, le sugerimos recurrir a la asistencia del fabricante de alimento balanceado quien le podrá dar la recomendación de uso del alimento balanceado que ellos fabriquen con la dosis indicada.

3.5. Si las branquias tienen mucus excesivo habrá que revisar la calidad del agua, buscando principalmente problemas con amonio, cloruros y oxigeno disuelto. Si alguno de estos parámetros se encuentra fuera del rango óptimo para la especie, se debe tratar de corregir con recambio e identificar el origen del problema. También es conveniente realizar un muestreo y análisis al microscopio buscando la presencia de ectoparásitos.

3.6. Si las branquias se encuentran deshilachadas (Fig. 7), revisar si hay trematodos en ellas, y/o corregir las prácticas de manejo de los peces al realizar muestreos y/o cosechas parciales.

4. Problemas del apetito
La alimentación de los peces es primordial en el cultivo ya que significa la transformación del alimento (balanceado) en carne de pescado lo que “hace el negocio” de la piscicultura. El suministro de alimento calculado previamente es importante para la buena conversión de alimento, sin embargo, si la ración es proporcionada pero los peces por alguna razón no se la comen habrá que poner atención en los parámetros de calidad del agua o bien a la condición del alimento. Por ejemplo las variaciones de temperatura (bajas o altas) pueden ocasionar que los peces no se alimenten, en esta situación habrá que esperar que la temperatura se normalice para suministrar el alimento, de lo contrario se éste se desperdiciará.
El alimento puede tener problemas de palatabilidad, es decir, que no le atrae al pez para ingerirlo. Si se trata de alimento nuevo, se debería regresar al alimento que si consumían; si es el mismo alimento, es probable que el alimento sea viejo (caduco) o que no esté bien almacenado y por consecuencia esté descompuesto. Además, es importante considerar la cantidad de alimento que se suministra en función de la cantidad de animales que se tienen y de su peso corporal.

5. Deformaciones en el cuerpo
Las deformaciones de los peces en cultivo tienen diversas causas, puede ser de tipo genético, nutricional o por mal manejo. Las deformaciones detectables mas fácilmente son las de la columna vertebral o deformación de las aletas y opérculo, la falta de ojos o deformaciones de la boca.
Si se presenta frecuentemente una cantidad importante de peces con malformaciones es necesario que comente este problema con su proveedor de crías para que se corrija el manejo de reproductores que pueden tener algún problema hereditario.
Si el cardumen de crías no presenta anormalidades pero posteriormente se detectan malformaciones, probablemente se trate de un problema nutricional, esto se presenta por la falta de algún elemento nutritivo en el alimento. Esto deberá reportarlo con su proveedor de alimento o con su técnico de confianza. Se deberá analizar si existe algún problema con el manejo del alimento que haya echado a perder sus cualidades nutritivas, como la humedad, exceso de calor, rancidez, o almacenamiento por más tiempo que el recomendado por el fabricante. Si no existen dudas de la calidad del alimento entonces se tendrá que estudiar el suministro de alimento correcto. Es decir, el cálculo de la ración diaria y que ésta sea consumida efectivamente.
Las deformaciones pueden ser causadas también por maltrato en el manejo, por tal razón verifique que la manipulación sea la adecuada. Por último, se recomienda que al primer signo de enfermedad de los peces, consulte al personal capacitado sobre los pasos a seguir, ya sean, el aislamiento, análisis, tratamientos, o inclusive, si es necesario, la destrucción de los lotes infectados con algún patógeno o enfermedad que puede expandirse en la región. Por otro lado, el uso de medicamentos sin la supervisión de personal capacitado puede provocar más daños que beneficios.

El Productor / avac.com.mx