Aprende a diseñar un sistema de riego

Aprende a diseñar un sistema de riego

292
0
Compartir

La realización de un análisis de agua podría ayudar a determinar y prevenir los problemas potenciales de taponamiento de los goteros (precipitación de fertilizantes y depósitos de cal, así como lodos bacterianos). El análisis de su agua debe medir el contenido de bicarbonatos, pH, el fierro, azufre, calcio y magnesio.

En caso de que las plantas requieran calcio, el conocimiento sobre las concentraciones de este elemento puede ayudar en gran medida a establecer un programa de fertilización. En ocasiones, cuando haya gran cantidad de calcio en el agua, es necesario reducir la cantidad suministrada de nitrato de calcio.
Por ultimo se recomienda realizar el análisis de savia para nitrógeno y potasio. La savia extraída del peciolo de la hoja más recientemente madura debe arrojar una lectura de 600 a 1000 ppm de nitrato-nitrógeno.

Partes del sistema de riego
El sistema de riego debe tener todas las partes requeridas y el diseño correcto. Los sistemas que transportan los fertilizantes necesitan un sistema de prevención de retroflujo. Los sistemas diseñados correctamente permiten que los goteros proporcionen un caudal de flujo uniforme.

Todos los componentes deben tener el tamaño adecuado. El sistema debe tener reguladores de presión y manómetros. Asimismo, sería una buena idea tener un medidor de flujo para respaldar las mediciones realizadas con instrumentos de menos precisión.

Tipo y tamaño de goteros

La clave es el tamaño del orificio del gotero. El taponamiento puede ser un problema si el orificio del gotero es demasiado pequeño. Por lo tanto, se sugiere que la apertura del gotero tenga al menos 1.3 mm de diámetro.

Las opciones varían desde los goteros de botón con capacidad para compensar la presión, hasta los simples de flujo de agua que transportan la solución desde las tuberías en espagueti (1.3 mm de diámetro interior). Conviene tener un gotero con un caudal de flujo alto para reducir al mínimo el tiempo de operación del sistema y las probabilidades de taponamiento.

Válvulas y filtración

Las líneas deben ir equipadas con válvulas de lavado instaladas en el extremo final. Abran las válvulas cada semana para lavar todos los precipitados recolectados que puedan tapar los goteros. Todo buen sistema de riego filtra el agua que llega a las operaciones.

La filtración debe ser realizada con una malla de 200. La filtración protege de daños a los dosificadores o inyectores arena o piedra caliza, y de los sedimentos del pozo, además de proteger a los goteros de taponamiento.

El fertilizante de los tanques con la solución madre también debe ser filtrado. Asimismo, asegúrense de utilizar agua filtrada al formular la solución madre de fertilizante.

Los filtros deben estar dentro de un gabinete negro para reducir el crecimiento de algas en el filtro. Es preciso revisar y limpiar los filtros de manera periódica; de otra manera, el caudal de flujo del agua se reducirá. Los fertilizantes se agregan al agua por medio de inyectores o dosificadores.

Dosificadores frente a inyectores

Los dosificadores suelen utilizarse en operaciones de producción más pequeñas; mientras que los inyectores se utilizan con sistemas que cuentan con tecnologías de control computarizado.

Los dosificadores pueden ser utilizados en operaciones de pequeña escala porque son relativamente poco costosos y operan con la presión de agua, sin requerir control eléctrico.

Los dosificadores pueden instalarse tanto en serie como en paralelo.

Suelen ser instalados en paralelo para evitar problemas asociados con pérdidas de presión que tienen los dosificadores en serie. También se puede hacer la instalación en paralelo si se requiere más agua de la que puede suministrar un dosificador.

Las válvulas instaladas después de cada dosificador pueden ser ajustadas en tasas de succión ecualizadas. Mantengan vigilados los niveles de la mezcla de fertilizante para asegurarse de que los dosificadores operen de manera uniforme.

Asimismo, revisen los niveles de nitrógeno y potasio en los goteros para asegurarse de que los dosificadores estén operando correctamente. Si tienen juegos de electrodos de nitrógeno y potasio, puede ser buena idea tener todo el nitrógeno en una sola solución madre y el potasio en la otra solución madre.
Al revisar las concentraciones de nitrógeno y potasio en los tanques de la solución madre, podrán determinar cuál de los dosificadores está funcionando incorrectamente y hasta qué grado.

Por lo general los inyectores se utilizan en operaciones más grandes, que dispongan de control computarizado. Los inyectores pueden ser operados mediante un controlador computarizado para que inyecten diferentes cantidades de varios fertilizantes y varias sustancias químicas, conforme a las instrucciones de un programa computarizado.

Prepárense para el futuro

Siempre es buena idea tener refacciones a la mano, en especial para los componentes más importantes, tales como los dosificadores, las válvulas solenoide, los reguladores de presión, los goteros, los filtros, etc., ya que parece ser que los componentes más importantes siempre se descomponen los fines de semana, o peor aún, en días feriados., cuando es más dificil encontrar un proveedor.

Fuente: Este artículo procede de un documento escrito por George J. Hochmuth, profesor de Fertilidad de Suelos y Nutrición Vegetal del Departamento de Ciencias del Suelo y del Agua; y Robert C. Hochmuth, extensionista asignado a varios condados, del Centro de Educación e Investigación del Norte de Florida en Suwannee Valley, Universidad de Florida, Instituto de Ciencias Agrícolas y de los Alimentos.

El documento original pertenece a una serie de artículos del Departamento de Ciencias Hortícolas del Servicio de Extensión Cooperativa de Florida, Instituto de Ciencias Agrícolas y de los Alimentos de la Universidad de Florida.

Agriculturers